viernes, 25 de marzo de 2011

Cuando a una especie invasora le acompaña otro invasor/When an invading species is accompanied by other invader

El cangrejo rojo americano (Procambarus clarkii) es una especie invasora en los ecosistemas acuáticos europeos. Es una especie nativa de Méjico y USA. Fue introducida por primera vez en España en 1973 con fines comerciales, y desde entonces no ha parado de expandirse por diferentes ecosistemas acuáticos. Entre sus efectos ecológicos se encuentra la reducción y extinción local de las poblaciones de cangrejos autóctonos (Austropotamobius pallipes) por transmisión de la afanomicosis (una enfermedad causada por un hongo que el cangrejo invasor porta y para el cual es menos susceptible que las especies nativas). Los cangrejos suelen portar una gran variedad de organismos (virus, bacterias, hongos, etc.) en su cuerpo (superficialmente o en el interior). De tal manera que en ocasiones el propio cangrejo rojo sirve como portador de una nueva especie exótica. Este es el caso del ostrácodo Ankylocythere sinuosa. Los ostrácodos son unos crustáceos de pequeño tamaño (0.1-1 mm) que pueden ser de vida libre o simbiontes de otros organismos acuáticos. Poseen un caparazon bivalvo que le da una aspecto de un "pequeño mejillón". A. sinuosa ha sido encontrado en gran parte de los ejemplares estudiados de cangrejo rojo en el este de España, de tal manera que es una nueva especie exótica en los ecosistemas ibéricos. Las consecuencias ecológicas no son de momento conocidas. El estudio ha sido publicado en la revista Hydrobiologia por un grupo de investigación de la Universidad de Valencia.

miércoles, 16 de marzo de 2011

Las especies invasoras modifican el procesamiento natural de la materia orgánica/Invasive species alter the leaf litter processing

Ya hemos comentado alguna vez el papel fundamental de los anfípodos en el procesamiento de la materia orgánica que entra en un ecosistema fluvial procedente de la vegetación de ribera. El problema se plantea cuando las especies nativas de anfípodos son sustituidas por especies invasoras ¿qué puede pasar con el reciclado de la materia orgánica?. En principio, es de sobra conocido el efecto de estas especies sobre la diversidad, pero sus efectos sobre el funcionamiento de los ecosistemas fluviales es menos conocido. Un equipo de científicos franceses han valorado el efecto de las especies invasoras de anfípodos sobre el consumo de material vegetal en los ríos. Para ello en el laboratorio han calculado la cantidad de alimento que consumen por día y peso corporal diferentes especies de anfípodos: dos especies nativas (Gammarus fossarum y G. pulex), una especie naturalizada (G. roeselii) y dos especies invasoras (Dikerogammarus villosus y G. tigrinus). El resultado fue que las nativas consumen más cantidad de hojas por peso corporal y día que las especies invasoras. Los autores, teniendo en cuenta las abundancias de anfípodos en tramos fluviales con especies nativas y en tramos con mezcla de nativas e invasoras, han podido estimar el efecto sobre el ecosistema fluvial: reducciones superiores al 60% en el reciclado de materia orgánica de los ríos. La explicación es que muchas de estas especies invasoras tienen una amplitud de dieta mayor, incluyendo la depredación de invertebrados (incluyendo otros anfípodos) con lo que el material vegetal tiene una importancia menor en su dieta. Os dejo un curioso video de youtube de una ejemplar de Dikerogammarus depredando a un invertebrado:

video

martes, 8 de marzo de 2011

Toxicidad aguda frente a toxicidad crónica/Acute toxicity versus chronic toxicity

Los estudios de laboratorio para evaluar la toxicidad de los compuestos químicos sobre los animales se pueden realizar en exposiciones agudas -altas concentraciones que causan la muerte en pocos días- o en exposiciones crónicas -bajas concentraciones que causan efectos subletales a largo plazo-. Los primeros son más baratos y fáciles de realizar y los segundos bastante más costosos, por esa razón la disponibilidad de datos agudos para muchas especies y tóxicos diferentes es mucho mayor que para datos crónicos . Debido a que la valoración del riesgo ambiental (probabilidad que un compuesto cause un efecto adverso al ecosistema) se hace a partir de datos de laboratorio, es bueno intentar encontrar alguna relación matemática entre los datos agudos y crónicos, de tal forma que a partir de los primeros se puedan deducir los segundos sin necesidad de un esfuerzo mayor en experimentación. Hay varios intentos en la literatura científica, principalmente a partir de la relación entre el datos agudo y crónico para una misma especie y tóxico, aunque también se han realizado aproximaciones más complejas teniendo en cuenta modelos biológicos. Os dejo un reciente estudio que afronta esta interesante cuestión. Los resultados del mismo muestran que con una cierta incertidumbre se pueden deducir datos crónicos a partir de agudos, aunque esto no siempre se cumple para todos los tóxicos.

martes, 1 de marzo de 2011

El mejillón cebra modifica la estructura de las redes tróficas/Temporal variation in the abundance of zebra mussels changes trophic webs

Las especies invasoras generan un importante efecto adverso en los ecosistemas acuáticos. Su impacto es directamente dependiente de la especie (hay invasoras muy perjudiciales, como pueden ser el mejillón cebra o el didymo) y también de la abundancia de individuos. Este factor varia con la estacionalidad o con el tiempo transcurrido desde la invasión, y por tanto su impacto sobre el ecosistema puede verse modificado. Recientemente se ha estudiado como influye la abundancia del mejillón cebra sobre el ecosistema del Lago Constanza (Alemania, Austria y Suiza). En un estudio publicado en la revista Biological Invasions, René Gergs y colaboradores de la Universidad de Koblenz-Landau (Alemania) han descubierto que el material fecal acumulado en el sedimento del lago influye en la estrategia de alimentación de los anfípodos de forma positiva. Además, otros grupos de invertebrados se ven favorecidos, como es el caso de algunas especies de Efemerópteros, Tricópteros y Dípteros. Esto se ha demostrado gracias a que a mayor cantidad de biodepósitos (que es como se llama a la acumulación de materiales de excreción en el sedimento de un lago) se incrementa la densidad de los citados grupos de invertebrados. Este resultado no hay que verlo como algo "positivo" para el ecosistema, simplemente es un impacto más causado sobre el funcionamiento normal del ecosistema. Otro de los efectos que causa esta especies es un aumento de las tasas de filtración, ya que este es su modo de alimentación, lo que ocasiona una "aclaramiento" de las aguas al eliminar gran parte del fitoplancton presente en la columna de agua, que al ser digerido termina formando parte de la zona bentónica (es decir del lecho del lago). Os dejo un video para que los que no conozcan a este pequeño invasor sepan que aspecto tienen e información sobre su ciclo de vida (fuente procedente de la Confederación Hidrográfica del Júcar):

video