viernes, 28 de junio de 2013

La degradación de los ecosistemas fluviales incrementa el riesgo de invasiones biológicas

Se ha realizado muchos estudios ecológicos demostrando que la degradación del hábitat por la acción humana (contaminación, eutrofización de aguas, regulación de caudales, etc.) favorece la colonización y asentamiento de especies exóticas invasoras. Recientemente un grupo de investigadores alemanes han realizado un completo estudio que demuestra lo anterior, pero en esta ocasión para diferentes grupos taxonómicos dentro de los invertebrados de agua dulce. Para ello analizaron la fauna invertebrada de numerosos tramos fluviales de ríos alemanas, y caracterizaron las propiedades físico-químicas del agua (muchas de ellas nos ayudan a indicar si el sitio se encuentra contaminado o no) y la calidad del hábitat (morfología, estado de conservación del bosque de ribera, etc.). Después dividieron los tramos en aquellos con presencia de especies exóticas (como puede ser Dikerogammarus villosus, conocida como la "gamba asesina") y lo relacionaron con su estado de conservación (impactado y no impactado por las actividades humanas). Los resultados fueron bastante evidentes; los tramos con mayores temperaturas máximas del agua, y mayores concentraciones de cloruros, materia orgánica y degradación morfológica (lo que indica degradación del bosque de ribera, contaminación, regulación de cauces, etc) son los sitios que presentaron mayor frecuencia de especies exóticas invasoras, mientras que las zonas mejor conservadas de los ríos casi no presentaron esas especies. La razón para ello se puede deber a que estas especies invasoras suelen ser más tolerantes que las nativas a amplios rangos de factores ambientales (como la temperatura del agua, la presencia de contaminantes, un incremento de la salinidad del agua, etc.), y además suelen presentar una mayor capacidad reproductiva. Por tanto, parece claro que una buena gestión fluvial debería tender a restaurar los tramos degradados de los ríos, con el objetivo de mejorar la calidad ecológica a través de una reducción de las posibilidades de éxito para especies no nativas.Os dejo un enlace a una curiosa iniciativa (Twitter en la imagen) para luchar en este caso contra la "gamba asesina" por parte de la Administración de Gran Bretaña.